Evaluando a Antares
Nuevos Descubrimientos

Evaluando a Antares

Tiempo de lectura: 4 minutes

¿Pensabas que el Sol es grande?

Es cierto que el diámetro del Sol es más de cien veces mayor que el diámetro de la Tierra. Bastante grande. Pero algunas estrellas de nuestra galaxia, la Vía Láctea, son mucho más grandes. Usando ALMA y radiotelescopios en Estados Unidos, los astrónomos ahora han medido la extensión de las capas más externas de la estrella Antares. Y es enorme.

Antares, en la constelación de Escorpio, es una de las estrellas más brillantes del cielo, a pesar de su distancia a unos 550 años luz. Aún así, su superficie es mucho más fría que la del Sol, por eso el color de la estrella es rojo anaranjado, a diferencia del color amarillo del Sol.

Los astrónomos ya sabían que Antares es una estrella supergigante e hinchada. Mientras que el diámetro del Sol es de 1,4 millones de kilómetros, Antares es 700 veces más grande: alrededor de mil millones de kilómetros de ancho. Si nuestro Sol fuera tan grande, los planetas Mercurio, Venus, la Tierra y Marte orbitarían fácilmente dentro de la estrella, y la superficie de la estrella casi alcanzaría la órbita de Júpiter.

Sin embargo, sobre la superficie visible de Antares hay una atmósfera extendida y más tenue que se pierde continuamente en el espacio, en un fuerte "viento estelar". El gas en esta atmósfera es incluso más frío que la superficie visible de la estrella. Por lo tanto, no brilla con luz visible, sino posteriormente en longitudes de onda infrarroja, milimétrica y de radio, a medida que se aleja de la estrella.

Las observaciones de Antares con ALMA han revelado ahora que la llamada cromosfera de la estrella alcanza su punto máximo a una temperatura de 3.500 grados Celsius. La cromosfera es la parte más baja de la atmósfera de una estrella; está siendo calentado por campos magnéticos y por la "ebullición" de la superficie de la estrella. La cromosfera del Sol tiene un grosor de unos "meros" 3.000 kilómetros, pero la cromosfera de Antares se extiende a unos 750 millones de kilómetros sobre la superficie.

El radio observatorio Very Large Array en Nuevo México también ha observado Antares. Descubrió que la atmósfera fría de la estrella llega aún más lejos, a unos seis mil millones de kilómetros. Si Antares reemplazara a nuestro Sol, el planeta más externo del Sistema Solar (Neptuno) todavía orbitaría en esta delgada atmósfera.

Las nuevas observaciones de Antares proporcionan a los astrónomos una visión mucho más completa de las estrellas supergigantes rojas. También podrían arrojar luz sobre el origen de los vientos estelares de estas estrellas. Eso es importante, porque los vientos estelares de antiguas supergigantes como Antares contienen elementos como carbono, nitrógeno y oxígeno, que son componentes esenciales de la vida.


¿Qué?

Antares (también conocida como Alpha Scorpii) es la decimocuarta estrella más brillante del cielo nocturno. Su nombre deriva de "anti-Ares", el oponente de Ares. Ares era el nombre griego de Marte, el dios romano de la guerra. La estrella recibió ese nombre hace mucho tiempo porque su color naranja es similar al de Marte. Aunque la superficie de la estrella es relativamente fría (como lo demuestra el color rojizo), es muy luminosa: unas 75.000 veces más luminosa que el Sol. Eso es porque la estrella es increíblemente grande. Al igual que Betelgeuse en la constelación de Orión, otra famosa supergigante roja, Antares se acerca al final de su vida: dentro de unos pocos millones de años, morirá en una titánica explosión de supernova.

¿Quién?

Antares fue estudiada en varias longitudes de onda de radio por un gran equipo internacional de astrónomos, dirigido por Eamon O'Gorman del Instituto de Estudios Avanzados de Dublín en Irlanda. Eamon se asoció con colegas de Estados Unidos, Chile, Alemania, Hong Kong, Reino Unido y Suecia. Los investigadores publicaron sus resultados en la revista europea Astronomy & Astrophysics.

Revisa esto en el sitio de ALMA