ALMA revela agujero negro oculto

Los agujeros negros son los objetos más misteriosos del Universo. Su gravedad es peligrosamente intensa, y se tragan cualquier cosa que se les acerca. Y como no emiten luz alguna, son totalmente invisibles.

Sin embargo, hay formas de detectarlos, puesto que ejercen una influencia característica en su entorno inmediato: el gas que fluye hacia el agujero negro se calienta tanto que termina emitiendo rayos X energéticos. Por otro lado, se ha observado que las estrellas o las nubes de gas cercanas a los agujeros negros giran muy rápido.

Gracias a ALMA, un equipo de astrónomos japoneses reveló la presencia de un agujero negro cerca del centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Los astrónomos estudiaron una extraña y oscura nube de gas molecular conocida como HCN-0.009-0.044. Se trata de una nube particularmente compacta, y las observaciones de ALMA revelaron que gira muy rápido.

Esto significa que contiene un objeto pequeño y muy masivo. A partir de las observaciones, los astrónomos dedujeron que este misterioso objeto debe ser unas 30.000 veces más masivo que el Sol, pero más pequeño que nuestro Sistema Solar. Así y todo, no emite ninguna luz, y por eso los astrónomos piensan que debe ser un agujero negro.

En el centro mismo de la Vía Láctea vive un agujero negro mucho más grande, conocido como Sagitario A, que tiene una masa 4 millones de veces más grande que la de nuestro Sol. El nuevo agujero negro está solo a unos 20 años luz de este monstruo invisible. En el futuro, es posible que Sagitario A* termine tragándoselo y creciendo un poquito más.

Los astrónomos creen que los agujeros negros pequeños se fusionan y forman agujeros negros más grandes. El hallazgo de un agujero negro de masa mediana, equivalente a unos 30.000 soles, avala esta teoría.


¿Qué se observó?

HCN-0.009-0.044 es una nube compacta de alta velocidad (HVCC, en su sigla en inglés). En el centro de la Vía Láctea hay varias nubes de este tipo, pero HCN-0.009-0.044 es aun más compacta, al tener tan solo unos pocos años luz de extensión. Esta nube se encuentra a unos 25.000 años luz de la Tierra, en la constelación de Sagitario, muy cerca del centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. De las nuevas observaciones de ALMA se desprende que contiene un agujero negro de mediana masa, unas 30.000 veces más masivo que el Sol.

¿Quiénes observaron?

Las observaciones de HCN-0.009-0.044 con ALMA fueron realizadas por un grupo de astrónomos dirigido por Shunya Takekawa, del Observatorio Astronómico Nacional de Japón. Shunya trabajó con sus colegas japoneses Tomoharu Oka, Yuhei Iwata, Shiho Tsujimoto y Mariko Nomura. Los resultados del hallazgo se publicaron el 20 de enero de 2019 en The Astrophysical Journal, una revista sobre astronomía profesional.

Revisa esto en el sitio de ALMA