El Sol es una estrella. No todo el mundo sabe eso. Es una estrella igual a las demás estrellas que vemos por la noche. En otras palabras, todas las estrellas que se ven por la noche son soles como el nuestro. Entonces, ¿por qué las estrellas se ven como pequeños puntos de luz mientras que nuestro Sol es tan grande, brillante y caliente? Pues simplemente porque está muy cerca de nosotros. Nuestra Tierra orbita alrededor del Sol, que se encuentra a 150 millones de kilómetros de nosotros. En comparación, ¡la estrella más cercana se encuentra a 40.000 millones de kilómetros!.

Las estrellas son esferas gigantes de gas caliente. Su energía se genera en su núcleo mediante reacciones nucleares. El Sol tiene un diámetro de 1,4 millones de kilómetros, es decir, más de 100 veces el diámetro de la Tierra. El núcleo del Sol tiene una temperatura cercana a 15 millones de grados centígrados.

04ALMAkids_b

De todas las estrellas del Universo, el Sol es obviamente la que mejor conocemos por estar tan cerca de nosotros. Así y todo, hay muchos misterios por resolver. Uno de ellos son las manchas solares: grandes manchas oscuras que están presentes sobre la brillante superficie del Sol y que son más frías que las zonas circundantes. Cada 11 años, aproximadamente, aparece un número de manchas solares mayor al promedio. Lo mismo sucede con la cantidad de erupciones solares. Nadie sabe qué produce y mantiene estos ciclos solares.

Otro misterio es la “atmósfera” del Sol, llamada corona. La corona es muy tenue pero extremadamente caliente: tiene algunos millones de grados centígrados. Es decir, es mucho más caliente que la superficie del Sol, que tiene “apenas” 5.600 grados centígrados. Nadie sabe por qué la corona solar es tan caliente.

Estas son importantes preguntas. El Sol es la fuente de toda la luz y el calor indispensables para los seres vivos de la Tierra. Si el ciclo solar se detuviera, la Tierra sufriría una nueva era glaciar. Por lo tanto, tenemos que entender cómo funcionan los ciclos solares. Además, las grandes erupciones producidas en la corona solar lanzan peligrosas partículas al espacio. Al llegar a la Tierra, estas partículas pueden dañar los satélites o provocar fallas en las redes informáticas y las fuentes de suministro eléctrico. De ahí que necesitemos comprender por qué la corona solar se calienta tanto y cómo se producen las erupciones solares.

El Sol con diferentes ojos. Este video muestra como se ve el Sol con distintos tipos de receptores. Desde una vista en luz óptica, similar a lo que ven nuestros ojos, hasta longitudes de onda de rayos X, como los que se usan para sacar radiografías de los huesos. ALMA puede observar en longitudes de onda más grandes, llamadas de radio. Crédito: NASA Solar Dynamics Observatory


Y para eso, ALMA puede ser útil, ya que es capaz de observar las ondas milimétricas emitidas por las erupciones solares, permitiendo el estudio de éstas. Los astrónomos también esperan que las observaciones de ALMA ayuden a dilucidar el misterio del calentamiento de la corona.

El Sol es extremadamente brillante. Si lo miras directamente, ¡puedes volverte ciego! Por lo tanto, sería muy tonto apuntar un telescopio directamente al Sol. Pero ALMA puede observar el Sol sin problema, ya que la superficie de sus antenas refleja la luz y el calor del Sol en todas las direcciones y no deja que se concentren en los sensibles receptores. Así, los receptores captan solo las ondas milimétricas del Sol y permiten estudiarlas.