Burbujas de jabón y galaxias medusa
Using the detailed eyes of the Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) and ESO’s Very Large Telescope (VLT), astronomers have mapped the intense tails of a cosmic jellyfish: a number of knotty streams of gas spewing outwards from a spiral galaxy named ESO 137-001. This celestial cnidarian is shown here in beautiful detail. The various elements making up this image were captured by different telescopes. The galaxy and its surroundings were imaged by the NASA/ESA Hubble Space Telescope; its tails, which trace streams of hydrogen and show up in hues of bright purple, by the MUSE instrument mounted on the VLT; and bright hotspots of carbon dioxide emission from within the system, which show up as flares of orange-red, were spotted by ALMA. These tails are caused by a dramatic phenomenon known as ram-pressure stripping. The space between galaxies in a cluster is not empty, but full of material that acts like a viscous fluid. As a galaxy travels through this resistant environment, gas is stripped out of the galaxy to form a wake that creates beautiful, intricate systems such as that seen here around ESO 137-001 (which resides in the Norma galaxy cluster). The direction and position of the tail shed light on the way in which the galaxy is moving — with galaxies usually falling towards the centre of the cluster itself. This image offers the first high-resolution map of the cold molecular gas lurking within a ram-pressure stripped system. ESO 137-001 is one of the nearest jellyfish galaxies to Earth, and is particularly interesting because its long, extended tails of gas contain features known as ‘fireballs’: bursts of star formation. The precise mechanisms governing how stars form within jellyfish tails are mysterious, and this map thus provides a new window onto the conditions needed for new stars to form in such intense, changeable environments.  The ALMA array comprises 66 antennas, and is located on the Chajinator plateau in the Chilean Atacama Dese

Burbujas de jabón y galaxias medusa

Tiempo de lectura: 3 minutes

Probablemente sepas cómo hacer burbujas de jabón. Primero hay que sumergir un anillo de plástico o metal en agua con jabón y retirarlo cuidadosamente. El anillo queda cubierto con una delgada película de jabón. Si te mantienes inmóvil, no sucede nada, pero si caminas sosteniendo el anillo con el brazo estirado, empiezan a salir unas hermosas burbujas de jabón.

Esto se debe, obviamente, a la presión ejercida por el aire. Es muy fácil mover el anillo en el aire, y cuando lo haces, la fina película de jabón es empujada hacia atrás por el aire que desplazas, y termina desprendiéndose del anillo y formando una burbuja.

Los astrónomos estudiaron un fenómeno cósmico equivalente en un lejano cúmulo de galaxias. El espacio entre las galaxias del cúmulo está lleno de gas caliente y tenue. Sería el equivalente del aire de las burbujas. Una de las galaxias del cúmulo se desplaza a través de ese gas a gran velocidad. Vendría siendo el anillo. De esa forma, el fino gas de la galaxia –la “película de jabón”– es desplazado hacia atrás. Los astrónomos llaman a este fenómeno despojo por presión.

El telescopio espacial Hubble obtuvo imágenes detalladas de la galaxias y sus “burbujas” cósmicas. Juntas, recuerdan la forma de una medusa arrastrando unas finas “colas”. Y con el Very Large Telescope que tiene Europa en Chile, los astrónomos detectaron el brillo emitido por gas de hidrógeno caliente en las colas.

Recientemente, los astrónomos también observaron la galaxia medusa con ALMA, y estudiaron la radiación submilimétrica de las moléculas de monóxido de carbono presentes en los flujos de gas (representadas como puntos naranjas en la imagen). Es la primera vez que se detecta gas molecular frío en una galaxia sometida a despojo por presión.

Las nuevas observaciones proporcionan a los científicos información nueva sobre el movimiento de la galaxia y la interacción entre ella y el tenue gas del cúmulo. Esto también podría ayudarlos a entender mejor los misteriosos brotes de formación estelar que se producen en las colas.


¿Qué se observó?

La galaxia medusa estudiada con ALMA, conocida oficialmente como ESO 137-001, se encuentra en el cúmulo de Norma, que forma parte de la constelación homónima, ubicada a unos 220 millones de años luz de nosotros. El cúmulo contiene cientos de galaxias más. ESO 137-001 se desplaza hacia el centro del cúmulo a una velocidad de 7 millones de kilómetros por hora. Este rápido desplazamiento hace que la galaxia pierda gas y forme una cola de 250.000 años luz de largo.

¿Quiénes observaron?

Las observaciones del monóxido de carbono en la cola de la galaxia ESO 137-001 fueron realizadas con ALMA por Pavel Jáchym y sus colegas. Pavel, un astrónomo de la Academia de Ciencias de la República Checa, ubicada en Praga, trabajó en colaboración con otros 10 astrónomos de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Australia, Portugal y Francia. Los resultados de estas observaciones se publicaron en la revista The Astrophysical Journal.

Revisa esto en el sitio de ALMA