Revelan nuevos detalles de nacimiento de estrellas gemelas

Muchas estrellas de nuestra galaxia, la Vía Láctea, en realidad son estrellas gemelas, nacidas al mismo tiempo. A veces, las estrellas de este tipo forman lo que se conoce como estrellas binarias cercanas, es decir, orbitan una alrededor de la otra a una distancia muy corta. Los astrónomos también han descubierto muchas estrellas binarias “amplias”, separadas por distancias mucho mayores entre sí. Recientemente, ALMA reveló cómo nacen estas binarias amplias.

Las estrellas se forman en nubes de polvo y gas que se contraen bajo el efecto de su propia gravedad. Con el tiempo, estas nubes se aplanan y empiezan a girar cada vez más rápido. La estrella que se forma en el centro termina siendo rodeada por un disco giratorio. (El polvo presente en el disco también puede aglomerarse y terminar formando planetas.)

En algunos casos, el disco puede dividirse y dar nacimiento a dos discos diferentes, cada uno con una estrella en el centro. Ambos discos terminan girando en el mismo plano, con los ejes giratorios de las estrellas alineados. Eso es lo que suele observarse en las estrellas binarias cercanas.

Algunos astrónomos creían que una binaria cercana podía convertirse en una binaria amplia con el tiempo: que, por alguna razón, las estrellas terminaban alejándose. Pero de ser así, sus ejes giratorios se mantendrían alineados.

No obstante, tras observar un sistema binario amplio recién formado, ALMA reveló que los ejes de las dos estrellas tenían orientaciones bien diferentes. Eso sería un indicio de que se formaron en su propia nube de gas. Aparentemente, la nube de polvo y gas original era muy turbulenta, lo cual explicaría el hecho de que se haya dividido en varios fragmentos, cada uno con su propia orientación.

Los astrónomos buscan entender el nacimiento de las estrellas binarias porque la mayoría de las estrellas del Universo forma parte de un sistema binario. Los nuevos resultados de ALMA aportaron datos reveladores sobre la génesis de estos procesos.


¿Qué se observó?

La estrella binaria estudiada por ALMA se conoce como IRAS 04191+1523. Fue descubierta por el satélite astronómico infrarrojo IRAS, perteneciente a Estados Unidos y Países Bajos, a comienzos de los años ochenta. Ambas estrellas son muy livianas, pues tienen cuando mucho un 10 % de la masa de nuestro Sol. También son muy jóvenes, ya que no tienen más de unos cientos millones de años. Estas estrellas orbitan una alrededor de la otra a una distancia de aproximadamente 135.000 millones de kilómetros, equivalente a 30 veces la distancia que hay entre el Sol y el planeta Neptuno.

¿Quiénes observaron?

Un equipo internacional de astrónomos encabezado por Jeong-Eun Lee, de la Universidad Kyung Hee (Corea), observó IRAS 04191+1523 con ALMA. Jeong-Eun trabajó con colegas de Corea, Japón y Estados Unidos. Sus hallazgos se publicaron el 30 de junio de 2017 en la revista Nature Astronomy.

Revisa esto en el sitio de ALMA