¿Por qué esta galaxia monstruosa sigue fabricando estrellas?

Los científicos a veces son como niños: preguntan cosas sin parar. Eso es porque siempre quieren entender todo lo que ven. Muchas de las preguntas ya las respondieron, como por qué el cielo es azul, o por qué el sol es caliente. Pero muchas siguen sin respuesta.

Cuando los astrónomos descubrieron una galaxia distante con grandes cantidades de estrellas recién nacidas, se preguntaron por qué esta galaxia fabrica muchas más estrellas que otras. Gracias a ALMA, encontraron la respuesta.

Las estrellas se forman a partir de grandes nubes de gas frío. Como estas nubes contienen muchas moléculas, suelen ser conocidas como nubes moleculares gigantes. Normalmente, cuando las estrellas empiezan a formarse, su radiación repele la nube que las rodea. De esa forma, el proceso de formación estelar va decayendo.

Ahora bien, en algunas galaxias la formación estelar parece no acabarse. Son las llamadas galaxias con brotes de formación estelar. Ahora ALMA observó una galaxia que produce estrellas a un ritmo vertiginoso, ubicada a varios miles de millones de años luz de nosotros. ¡Esta galaxia fabrica estrellas cerca de 1.000 veces más rápido que nuestra Vía Láctea! Por eso los astrónomos estaban tan curiosos.

Las nuevas observaciones de ALMA les permitió entender el fenómeno. Con ALMA pudieron calcular la distribución y el movimiento del gas en esta galaxia “monstruosa”. Resulta que la mayor parte del gas molecular se encontraba en dos enormes nubes ubicadas a pocos miles de años luz del centro de la galaxia. Para ellos, esto fue toda una sorpresa, puesto que normalmente las nubes más grandes se encuentran en el núcleo mismo de la galaxia.

ALMA también permitió descubrir que las nubes moleculares gigantes de la galaxia son inestables, llenas de gas que se mueven de forma caótica. Por eso, no se dispersa en el espacio con facilidad, sino que sigue colapsando y formando nuevas estrellas.

Los astrónomos creen seguirán naciendo estrellas allí durante al menos cien millones de años más, hasta que, finalmente, se consuma la mayor parte del gas presente en las nubes moleculares gigantes.

Las nuevas observaciones arrojan nuevas luces sobre la niñez de las galaxias. La galaxia observada por ALMA está tan lejos que su luz tardó 12.400 millones de años en llegar hasta nosotros. En otras palabras, nosotros la vemos tal como era hace 12.400 millones de años, cuando el Universo era muy joven.

Obviamente, ahora los astrónomos tienen una nueva pregunta que contestar: ¿por qué esta galaxia tiene nubes de gas tan inestables? Todavía no saben por qué, pero quizás sea porque chocó con otra galaxia.


¿Qué se observó?

La enorme galaxia con brotes de formación estelar estudiada por ALMA se conoce como COSMOS-AzTEC-1. Fue estudiada por primera vez hace algunos años por el telescopio James Clerk Maxwell, en Mauna Kea (Hawái), y por el Large Millimeter Telescope, en México. Las observaciones revelaron el acelerado proceso de formación estelar y la distancia de la galaxia: 12.400 millones de años luz. Sin embargo, solo con la sensibilidad y la precisión de ALMA se pudo estudiar la distribución y el movimiento de las nubes de gas de la distante galaxia. Para eso, se dispusieron las 66 antenas de ALMA en su configuración más grande posible, con separaciones de hasta 16 kilómetros entre las antenas.

¿Quiénes observaron?

Las observaciones de la galaxia monstruosa COSMOS-AzTEC-1 fueron realizadas por un numeroso equipo, compuesto principalmente de astrónomos japoneses, dirigido por Ken-ichi Tadaki, del Observatorio Astronómico Nacional de Japón. Los resultados obtenidos con ALMA se publicaron en el semanario científico Nature.

Revisa esto en el sitio de ALMA