Observan planeta que genera trampa de polvo

¿Reconoces esta imagen? Si eres un lector asiduo de los comunicados de ALMA, probablemente ya habrás visto imágenes parecidas. Se trata de un disco protoplanetario, es decir, un disco plano de polvo y gas que gira alrededor de una estrella recién nacida. En el futuro, las partículas que constituyen el disco se aglomerarán y formarán planetas.

La estrella propiamente tal no se ve en las imágenes de ALMA porque es joven y caliente, con lo cual prácticamente no emite radiación en longitudes de onda que ALMA puede observar: las ondas milimétricas y submilimétricas. El disco, en tanto, tiene una temperatura mucho más baja y brilla en ondas submilimétricas.

Es un disco hecho de dos partes: un anillo interno y un anillo externo, más tenue. El oscuro surco entre los dos anillos contiene mucho menos polvo, debido probablemente a que ya contiene un planeta que lo recorre y barre todo el polvo que encuentra en su camino.

Si miras bien, verás que el anillo externo es irregular; se ve más brillante en la parte superior de la imagen que en la parte inferior. Al parecer, la parte más brillante contiene más polvo.

Se la conoce, de hecho, como “trampa de polvo”. Allí, las partículas de polvo quedan atrapadas por la influencia gravitacional del planeta que se desplaza en el surco, y quedan mucho más agolpadas. Es posible que sigan aglomerándose hasta formar otro planeta.

Los astrónomos ya sospechaban la existencia de trampas de polvo en los discos protoplanetarios. Sin ellas, las partículas de polvo fluirían lentamente hacia la estrella central en un movimiento en espiral, y nunca se formarían estrellas. Esta imagen de ALMA es la primera que muestra claramente la trampa de polvo.

La estrella en el centro del disco se llama V1247 Orionis, y se encuentra a 1.000 años luz de nosotros, en la constelación de Orión. Las observaciones del disco fueron realizadas con ALMA por un gran equipo internacional de astrónomos dirigido por Stefan Kraus, de la Universidad de Exeter, en el Reino Unido. Los resultados de estas observaciones se publicaron en la revista Astrophysical Journal Letters.

Revisa esto en el sitio de ALMA