ALMA observa caótico nacimiento de estrellas gemelas

Un equipo de astrónomos japoneses usó ALMA para observar de cerca el nacimiento de una estrella. Para su sorpresa, presenciaron un fenómeno caótico y violento en vez del proceso tranquilo y fluido que habría esperado la mayoría de los astrónomos. Además, descubrieron por casualidad que la estrella observada parece ser el primer objeto de una estrella binaria, es decir, una pareja de estrellas donde una orbita alrededor de la otra. Al igual que los gemelos humanos, las estrellas de un sistema binario tienen la misma edad, pero no nacen exactamente al mismo tiempo. Al igual que en el caso de hermanos gemelos, uno de los dos es siempre un poquito más joven que el otro.

140717_ALMAkids_star_02

Las estrellas se forman en densas nubes de gas y polvo. Para observar estas recién nacidas protoestrellas, como se les conoce, se necesita un telescopio gigante como ALMA. Al observar ondas milimétricas y submilimétricas, ALMA puede ver más allá del polvo y revelar la presencia de jóvenes estrellas al interior de estas nubes. Los astrónomos japoneses observaron una protoestrella conocida, situada a una distancia de 450 años-luz, en la constelación de Tauro.

Aunque esperaban ver una nube de gas contrayéndose lentamente, lo que presenciaron fue una escena turbulenta de chorros que entraban y salían, densas manchas y “colas” de gas curvas, de miles de millones de kilómetros de largo.

Tras estudiar estos chorros, los astrónomos llegaron a la conclusión de que estaban observando una protoestrella de 200 años de edad como mucho, y quizá mucho menos que eso —extremadamente joven para los parámetros astronómicos—. Es más: parece ser la primera de una pareja de estrellas gemelas.

¿Cómo lo saben? Pues bien: cerca de la estrella recién nacida, ALMA descubrió una nube de gas que se mantiene muy compacta debido a su propia fuerza de gravedad. Su densidad es tal que dentro de poco también debería de convertirse en una protoestrella, y el resultado final será una estrella binaria.

Estas nuevas observaciones hechas con ALMA permitirán a los astrónomos comprender mucho mejor el proceso de formación de las estrellas binarias. Es un poco como entrar a una sala de parto para asistir al nacimiento de gemelos justo después del nacimiento del primero y justo antes del nacimiento del segundo. ¿Qué más se puede pedir?


¿Qué se observó?
El nido de estrellas estudiado por los astrónomos japoneses se conoce como MC27/L1521F y se encuentra en la constelación de Tauro, a 450 años-luz de nosotros. Se trata de una de las incubadoras estelares más cercanas que conocemos, de ahí que ALMA haya podido observarla con tanto detalle.

¿Quiénes observaron?
Las observaciones fueron realizadas por un numeroso equipo japonés encabezado por el estudiante de posgrado Kazuki Tokuda y el profesor Toshikazu Onishi, ambos de la Universidad de la Prefectura de Osaka. Los resultados de la observación fueron publicados en la edición del 11 de junio de la revista Astrophysical Journal Letters.