ALMA mapea temperatura de Europa

Los volcanes terrestres son más calientes que sus entornos. Lo mismo sucede con los géiseres, como los que hay en el Parque Nacional de Yellowstone, en Estados Unidos, o los del Tatio, en el norte de Chile. La razón es simple: el núcleo de la Tierra es más caliente que la superficie, y los volcanes y géiseres son lugares que permiten la salida del calor interno gracias a la actividad geológica.

Y en Europa, una de las cuatro lunas más grandes del planeta gigante Júpiter, sucede lo mismo. Europa tiene un tamaño similar al de nuestra propia Luna. Al estar tan lejos del sol, su superficie está totalmente congelada, puesto que la temperatura en la superficie nunca supera los –160 grados Celsius. Sin embargo, debajo de la espesa corteza de hielo hay un profundo océano de agua líquida. Al igual que en la Tierra, el interior de Europa es más caliente que la superficie.

Los científicos calculan que la superficie helada de Europa es relativamente joven, pues tendría entre 20 y 180 millones de años. Esto significa que todavía podría haber actividad geológica allí. De ser así, también podría haber lugares de la superficie que permiten que el calor interno salga. Es decir, ¡también podría haber volcanes helados y géiseres!

Para determinar qué partes de la superficie son más calientes de lo normal, los astrónomos realizaron el primer mapeo de temperaturas de Europa. Como incluso los objetos más fríos emiten una pequeña cantidad de radiación submilimétrica e infrarroja, ALMA observó dicha radiación para generar un mapa de temperaturas de la superficie de Europa.

Es un mapa bastante somero, puesto que el nivel de detalle máximo que logró alcanzar ALMA fue de unos 200 kilómetros de extensión. Aun así, el mapa muestra claramente que algunas áreas de la superficie son un poco más calientes de lo normal (mejor dicho, un poco menos frías). Asimismo, en el hemisferio norte de Europa ALMA descubrió una extensa área más fría que su entorno.

Ahora los astrónomos podrán comparar el mapa de temperaturas de ALMA con fotos detalladas de la superficie de Europa tomadas por la sonda espacial estadounidense Galileo. De esa forma, esperan encontrar áreas de Europa con mayor actividad geológica. En el futuro las naves espaciales podrían visitar Europa en busca de actividad volcánica y de géiseres.


¿Qué se observó?

Europa es una de las cuatro grandes lunas de Júpiter. Las otras dos son Ío, Ganímedes y Calisto. Las cuatro lunas fueron descubiertas en 1610 por el astrónomo italiano Galileo Galilei. Europa es un poco más pequeña que nuestra propia Luna. Es especial debido a que contiene un océano de agua líquida muy profundo oculto bajo la superficie. De hecho, ¡hay más agua bajo la superficie de Europa que en todos los océanos y mares de la Tierra juntos! Algunos científicos creen que el océano de Europa podría contener microorganismos primitivos.

¿Quiénes observaron?

Las observaciones de Europa realizadas con ALMA estuvieron a cargo de Samantha Trumbo, doctoranda en ciencias planetarias del Instituto de Tecnología de California (Caltech), en Pasadena. Samantha trabajó junto con su director de tesis, Mike Brown (también de Caltech), y Bryan Butler, del Observatorio Radioastronómico Nacional de Estados Unidos. ALMA observó Europa cuatro veces, desde distintos puntos, lo que permitió a Samantha y sus colegas generar un mapa de temperaturas completo. Los resultados del estudio se publicaron en The Astrophysical Journal, una revista sobre astronomía profesional.

Revisa esto en el sitio de ALMA