ALMA mide las ondas milimétricas provenientes del cielo. Estas ondas son emitidas por frías nubes de polvo esparcidas por el Universo. Son nubes tan frías que no emiten luz visible, por lo que son totalmente oscuras. Con un telescopio normal no se pueden ver, pero ALMA logra captar su radiación invisible.

Pero si las ondas milimétricas son invisibles para los humanos, ¿cómo pueden los astrónomos ver lo que ALMA observa?¿Cómo puede ALMA producir imágenes de calidad como las del telescopio espacial Hubble? Es simple: los astrónomos usan colores “falsos”. Es decir, los colores que se ven en las imágenes de ALMA no son reales. Aun así, contienen mucha información.

ALMAkids_radioimage

Si tienes un atlas en casa, probablemente ya has visto colores falsos. Busca en el atlas un mapa físico del país donde vives. Los mapas físicos también usan colores falsos. Los terrenos más bajos aparecen en verde, mientras que los terrenos más altos son amarillos y las montañas son cafés o rojas. Se usan estos colores para indicar la altura del terreno. No son los colores reales que ves en tu país; son colores falsos que contienen mucha información.

Con las imágenes de ALMA, se hace más o menos lo mismo. Supón que ALMA observó una galaxia distante en el Universo. Para cada parte de la galaxia, los astrónomos ya saben qué tipo de onda milimétrica se emite y en qué cantidad. Con esta información, pueden crear un mapa de la galaxia con colores falsos.

Para las ondas milimétricas más largas, se usan tonalidades rojas, mientras que las ondas milimétricas un poco más cortas se colorean en naranja, amarillo y verde. Las ondas milimétricas más cortas de todas se representan en tonalidades azules. Si las ondas son muy tenues, se usan tonalidades oscuras, mientras que una zona que emite muchas ondas milimétricas se representa en tonalidades claras. El resultado es una imagen hermosamente colorida de la galaxia.¡Pero no son colores reales!

Claro está, los astrónomos buscan cotejar las imágenes de ALMA con fotografías reales de las galaxias para saber qué partes de las galaxias emiten muchas ondas milimétricas y que parte son oscuras, incluso para ALMA. Para hacer este cotejamiento, muchas veces se combina la imagen en colores falsos de ALMA con una fotografía de la luz visible tomada por un telescopio de grandes proporciones situado en la Tierra o con el telescopio espacial Hubble.

Pero no todas las mediciones hechas por ALMA pueden traducirse en imágenes. A veces, ALMA mide los movimientos del polvo frío presente en algún sistema solar distante o las ondas milimétricas provenientes de algunas moléculas del espacio. Estas mediciones no pueden convertirse en imágenes, sino que se representan con gráficos y cifras, y también contienen mucha información.