ALMA es el observatorio más alto del mundo. El llano de Chajnantor, donde se encuentran las 66 antenas de ALMA, está a 5 kilómetros sobre el nivel del mar. Para recorrer esa distancia a pie te demorarías cerca de una hora, ¡y es todo en subida! Hay un solo edificio en el mundo que se encuentra a una altura levemente mayor: una estación de tren en el Himalaya, en el Tíbet.

Muchos grandes telescopios y observatorios están situados en elevadas cumbres. Esto se debe a que la atmósfera de la Tierra dificulta las observaciones astronómicas, y como en las montañas el aire es más limpio, se tiene una mejor vista de las estrellas.

Pero en el caso de ALMA, la altura es incluso más importante, puesto que ALMA estudia las ondas milimétricas del Universo, una forma especial de luz invisible para nosotros. Y las ondas milimétricas del espacio solo pueden captarse a estas alturas. Al nivel del mar, ALMA sería completamente ciego.

Para entender por qué, puedes hacer un experimento. Lo único que necesitas es tener en casa un horno a microondas. ¡Pide a tus padres que te ayuden! El horno a microondas se usa para calentar alimentos. Como bien indica su nombre, para ello se usan las microondas, que no son más que ondas milimétricas (el mismo tipo de radiación que estudia ALMA).

02ALMAkids_g

Primero, pon una taza de agua fría en el horno a microondas. Enciéndelo con la potencia al máximo. Al cabo de unos dos minutos, el agua estará bastante caliente. El agua es calentada por la energía de la radiación debido a que absorbe las ondas milimétricas.

Ahora pon un pedazo de plástico duro en el horno a microondas; por ejemplo, un bloque sólido de piezas de LEGO. Nuevamente, hazlo funcionar a máxima potencia por unos dos minutos. Verás que el plástico no se calienta. Como no absorbe ondas milimétricas, el plástico no es calentado por la energía de las microondas.

Con este experimento aprendiste que las moléculas de agua absorben las ondas milimétricas. Ahora bien, la atmósfera de la Tierra también contiene moléculas de agua que absorben las ondas milimétricas del Universo. De ahí que no puedan estudiarse estas ondas estando al nivel del mar. Las ondas son absorbidas antes de alcanzar la superficie de la Tierra.

Pero cuando estás a gran altura, ya no queda mucha atmósfera encima de tu cabeza. Allí, no todas las ondas milimétricas del Universo son absorbidas. Por eso ALMA tiene que estar en un lugar tan alto. Y por eso el aire que hay encima de las antenas de ALMA tiene que ser muy seco; tiene que contener poca agua. ¡Chajnantor es el lugar ideal!