ALMA es el observatorio astronómico más grande de la Tierra. Fue construido por varios países de Norteamérica, Europa y Asia del Este. Podrías pensar que ALMA se encuentra en uno de estos tres continentes, pero no: está en Sudamérica.

El mejor lugar para construir un observatorio es el espacio, por encima de la atmósfera. Esto se debe a que es muy difícil detectar las tenues ondas milimétricas del Universo a través de la atmósfera de la Tierra. Sin embargo, por el momento nadie sabe cómo lanzar 66 grandes antenas al espacio por un precio razonable.

El segundo mejor lugar para construir un observatorio como ALMA es la cima de alguna montaña alta en la Tierra. El cielo tiene que ser lo más limpio posible. Y el aire tiene que ser muy, pero muy seco. Y mientras menos gente viva en las cercanías, mejor.

En Norteamérica, Europa y Asia del Este es difícil encontrar un lugar con estas características. Pero en Sudamérica, específicamente en Chile, los astrónomos encontraron el lugar perfecto para ALMA: es el llano de Chajnantor. Allí es donde se encuentran las 66 antenas de ALMA que estudian el Universo.

02ALMAkids_b

Chile es el país más extenso y angosto del mundo. El extremo norte de Chile se encuentra en el trópico, mientras que su porción más austral está cerca de la Antártica. Chajnantor se encuentra en el norte del país, a gran altura en el desierto de Atacama.

El desierto de Atacama es uno de los lugares más secos del planeta, lo que es bueno, porque ALMA necesita aire muy seco. Además, el llano de Chajnantor se encuentra a gran altura, a 5.000 metros sobre el nivel del mar, lo que también es bueno, porque para un observatorio de ondas milimétricas lo ideal es estar lo más alto posible. Por último, en Chajnantor generalmente el cielo está muy limpio, sin nube alguna, y solo hay algunos pueblos en las cercanías, la mayoría de ellos a más de 40 kilómetros de distancia. En otras palabras, Chajnantor es el lugar perfecto para ALMA.

Pero como está tan lejos, no es fácil llegar a ALMA. Primero, hay que ir en avión hasta Santiago, la capital de Chile. Allí se toma un avión más pequeño hasta la ciudad de Calama. En Calama hay que subirse a un bus para llegar al pueblo de San Pedro de Atacama, un oasis situado en pleno desierto.

De San Pedro hay cerca de 40 minutos para llegar hasta el campamento principal de ALMA, el Centro de Apoyo a las Operaciones (OSF, por su sigla en inglés) ubicado a 2.900 metros sobre el nivel del mar y donde se ubican las oficinas, laboratorios, sala de control de antenas, dormitorios y comedor. Desde allí se recorren 28 kilómetros en un camino empinado que llega hasta el llano de Chajnantor, a 5.000 metros, donde se encuentran las antenas de ALMA.

02ALMAkids_c