¿A qué se parece esta nebulosa? A una burbuja de jabón, ¿verdad?

Cuando miras una burbuja de jabón, ves una circunferencia cuyos bordes parecen más brillantes, pese a que la fina capa de jabón tiene el mismo espesor en toda la burbuja. Con esta imagen de ALMA sucede lo mismo. No se trata de un anillo de gas brillante, sino de una burbuja perfectamente redonda. Solo que el borde que vemos parece más brillante.

La burbuja fue producida por la estrella que se encuentra en el centro, conocida como U Antliae, una estrella rojiza que habita la constelación austral de Antlia, la Máquina Neumática. Hace unos 2.700 años, U Antliae produjo una especie de resoplido que duró un par de siglos. Ahora, el envoltorio de gas alcanzó una extensión de un tercio de año luz (cerca de 2 billones de kilómetros).

Lo más sorprendente de esta burbuja estelar es que sea tan fina y perfectamente redonda. Las mediciones realizadas con ALMA confirmaron que el gas se aleja de la estrella prácticamente a la misma velocidad en todas las direcciones: 19 kilómetros por segundo.

U Antliae es una vieja estrella que se acerca a su fin. Ahora que sus capas externas fueron arrojadas al espacio, solo queda lo que se conoce como estrella de carbono. En un futuro lejano, la estrella se encogerá hasta convertirse en una enana blanca.

Mientras tanto, el material presente en el envoltorio se despejará lentamente, se enfriará y se condensará hasta formar partículas de polvo. Los astrónomos estudian estrellas como esta, que forma burbujas, para entender mejor el ciclo vital de las estrellas y aprender sobre el origen del polvo cósmico.


¿Qué se observó?

U Antliae es lo que se conoce como estrella variable, es decir, una estrella cuyo brillo cambia con el tiempo (generalmente se usan letras mayúsculas para denominar las estrellas variables de una constelación), y se encuentra a cerca de 1.630 años luz de nosotros, en la constelación austral de Antlia, la Máquina Neumática. Hace unos 2.700 años, U Antliae arrojaba grandes cantidades de gas al espacio: cerca de tres veces la masa de la Tierra por año. Todo ese gas terminó generando una delgada burbuja con un diámetro de un tercio de año luz.

¿Quiénes observaron?

Las imágenes y mediciones de U Antliae y su creciente burbuja de gas fueron obtenidas con ALMA por un numeroso equipo de astrónomos dirigido por Franz Kerschbaum. Franz,

quien fuera director del Instituto de Astrofísica de la Universidad de Viena (Austria), trabajó en colaboración con colegas de Austria, Suecia, Bélgica, Francia, Alemania y Sudáfrica.