La increíble forma de espiral que se ve en esta imagen de ALMA es producida por una estrella binaria, es decir, dos estrellas que orbitan una alrededor de la otra. El tamaño y la forma de la espiral proporciona a los astrónomos información sobre la órbita de este sistema binario: aparentemente, no es circular sino elíptico, y muy alargado.

El telescopio espacial Hubble ya había mostrado esta forma de espiral en 2006, y ahora un equipo de astrónomos estadounidenses y taiwaneses estudió esta hermosa estructura usando ALMA. La espiral está hecha de gas brillante que también contiene distintos tipos de molécula. Con ALMA, los astrónomos pudieron observar la radiación milimétrica emitida por esas moléculas, así como la velocidad a la que se desplaza el gas (acercándose y alejándose de nosotros). De esa forma, pudieron estudiar la forma tridimensional y el movimiento de la espiral, algo que no se había podido hacer con el Hubble.

Cabe preguntarse, entonces, cómo se forma esta espiral. En su centro hay una antigua estrella, que ha crecido hasta alcanzar unas 200 veces el tamaño de nuestro Sol. En consecuencia, las capas exteriores de la estrella son arrojadas al espacio a unos 50.000 kilómetros por hora. Pero aparentemente, esta antigua estrella, conocida como LL Pegasi, tiene una compañera, y por eso es una estrella binaria. La órbita de esta binaria liviana produce la hermosa forma de espiral en el chorro de gas.

Si miras la foto detenidamente, verás que de cuando en cuando la espiral se divide en dos. Esto se debe a que la estrella binaria tiene una órbita alargada, en la que completa una revolución a cada 800 años.

Dentro de algunos miles de millones de años, nuestro Sol también se convertirá en una estrella gigante y arrojará sus capas exteriores al espacio. Pero como no tiene una compañera binaria, no producirá una espiral como esta.


 

¿Qué se observó?

La forma de espiral se conoce oficialmente como IRAS 23166+1655. Está hecha de polvo y gas arrojado al espacio por una estrella gigante roja. La estrella se conoce como LL Pegasi, y se encuentra en la constelación de Pegaso, el caballo alado. Como su luz es absorbida por el polvo, es invisible para los telescopios ópticos. Esta forma de espiral fue observada por primera vez por el telescopio espacial Hubble en 2006.

¿Quiénes observaron?

Las observaciones de LL Pegasi con ALMA y su chorro en espiral fueron realizadas por un equipo de astrónomos taiwaneses y estadounidenses encabezado por Hyosun Kim, del Instituto de Astronomía y Astrofísica Academia Sinica (ASIAA) en Taipei, la capital de Taiwán. Hyosun trabajó con colegas del ASIAA y con Raghvendra Sahai, del Jet Propulsion Laboratory de Pasadena (EE. UU.), y Mark Morris, de la Universidad de California, en Los Ángeles. El equipo publicó sus hallazgos en la revista científica Nature Astronomy.