Un equipo de astrónomos descubrió alcohol en un disco protoplanetario. No es el alcohol que conocemos y que embriaga a la gente, sino alcohol metílico, o metanol. Además, no es metanol líquido, sino en estado gaseoso.

El metanol está hecho de moléculas relativamente grandes. Cada molécula de metanol tiene un átomo de carbono (C), cuatro de hidrógeno (H) y uno de oxígeno (O). La fórmula química del metanol es CH3OH. En la Tierra, el metanol se usa en la industria química. Es una sustancia muy tóxica: bastan 25 gramos para matarte.

Gracias a ALMA, los astrónomos detectaron la presencia de metanol en el disco de polvo y gas que rodea la joven estrella TW Hydrae. En el futuro, el material del disco se aglomerará y formará planetas. TW Hydrae se encuentra en una incubadora de estrellas en la constelación de Hydra, la Serpiente Marina, a solo 170 año luz de nosotros. De las estrellas con discos protoplanetarios, esta es la más cercana que conocemos.

ALMA pudo detectar la débil radiación milimétrica emitida por las moléculas de metanol, presente en un gran anillo del disco, entre 4.500 y 10.000 millones de kilómetros de distancia de la estrella. Es la primera vez que se encuentra metanol en un disco protoplanetario. Este hallazgo es muy importante, puesto que el metanol es uno de los componentes químicos básicos de los aminoácidos, y los aminoácidos son ingredientes fundamentales para la existencia de la vida.
También es la primera vez que los astrónomos observan la transición de moléculas orgánicas sólidas al estado gaseoso. En el espacio, las moléculas de metanol solo pueden formarse en finas capas de hielo que cubren los granos de polvo. Aparentemente, el metanol “congelado” del disco de TW Hydrae se evaporó en forma de metanol gaseoso.

Todavía no se sabe a ciencia cierta cómo se produce esta transición. Se espera que las observaciones futuras de TW Hydrae y otros discos protoplanetarios permitan resolver este misterio.


 

¿Qué se observó?

TW Hydrae es una joven protoestrella ubicada a unos 170 años luz de nosotros, en la constelación de Hydra, la Serpiente Marina. Tiene una masa cerca de un 20 % inferior a la de nuestro Sol, y apenas algunos millones de años de edad (en comparación, nuestro Sol tiene 4.600 millones de años). La estrella está rodeada por un disco plano de polvo y gas que rota. Al estar muy cerca de nosotros, TW Hydrae es muy fácil de estudiar. En el pasado, ALMA ya había obtenido imágenes bien detalladas del disco protoplanetario de TW Hydrae.

¿Quiénes observaron?

El hallazgo del metanol en el disco protoplanetario de TW Hydrae lo hizo un grupo internacional de astrónomos encabezado por la astrónoma británica Catherine Walsh, quien se desempeñaba en el Observatorio de Leiden, en Países Bajos. Para realizar las observaciones con ALMA, Catherine trabajó con colegas de Leiden, Estados Unidos, Reino Unido y Japón. El equipo publicó el hallazgo en la revista sobre astronomía profesional The Astrophysical Journal.