Hoy en día la mayor parte de la gente vive en las ciudades. Por lo mismo, lo más probable es que la mayor parte también nazca en ciudades. Ahora bien, eso no quita que sea difícil descubrir en qué parte de esas ciudades nacen.

Con las estrellas pasa lo mismo. La mayoría forma parte de una galaxia (nuestro Sol, de hecho, forma parte de la Vía Láctea). Los astrónomos saben, pues, que las estrellas también nacen dentro de galaxias. ¿Pero dónde, exactamente?

Las estrellas de hoy nacen principalmente en zonas relativamente pequeñas del espacio. Incluso en las galaxias incubadoras (donde la formación estelar es abundante) el proceso se da en zonas específicas. Es como si algunos barrios de una metrópoli tuvieran una población de bebés recién nacidos mucho más grande que otros.

Gracias a ALMA, los astrónomos descubrieron hace poco que la situación era muy diferente cuando el Universo era joven. Hace algunos miles de millones de años, cuando la tasa de nacimiento de estrellas estaba en su cúspide, las estrellas nacían por todos lados en las galaxias.

Al usar el telescopio espacial Hubble para observar galaxias muy distantes, los astrónomos también observaron el pasado. Como la luz de esas galaxias tardó miles de millones de años en alcanzar la Tierra, nosotros las vemos como eran hace miles de millones de años.

Con el radiotelescopio estadounidense Very Large Array, los astrónomos ya habían descubierto cuáles galaxias jóvenes y distantes producían muchas estrellas. Pero como las galaxias también contienen mucho polvo, no habían logrado determinar el lugar exacto donde se formaban.

ALMA, en cambio, observa la radiación milimétrica y submilimétrica generada en grandes nubes de gas frío donde se forman las estrellas, y esta radiación no es absorbida por el polvo. Así, gracias a su visión ultraprecisa, ALMA logró ver dónde se encuentran estas nubes en las galaxias distantes: por todas partes.

Ahora los astrónomos esperan usar estos nuevos resultados para entender mejor la historia del Universo, sobre todo la época en que nacieron la mayoría de las estrellas actuales.


 

¿Qué se observó?

El radiotelescopio Very Large Array, ubicado en Estados Unidos, y el observatorio ALMA, en Chile, realizaron observaciones detalladas de galaxias del campo ultraprofundo del Hubble, una región del cielo estudiada por el telescopio espacial Hubble en 2003. La mayoría de las galaxias de esta región están a una distancia de entre 9.000 y 11.000 millones de años luz de nosotros. Por eso, los astrónomos las ven como eran hace 9.000 a 11.000 millones de años. Y como están tan lejos, las ondas de radio que emiten son extremadamente débiles. Tanto, que sería más fácil captar una señal de celular proveniente de Plutón.

¿Quiénes observaron?

El estudio fue dirigido por Wiphu Rujopakam, astrónomo del Instituto Kavli de Física y Matemática del Universo de la Universidad de Tokio, quien también se desempeña en la Universidad Chulalongkorn (Bangkok, Tailandia). Wiphu trabajó con un numeroso equipo de colegas de Japón, Europa, Estados Unidos y Canadá. Los resultados del estudio se publicaron en The Astrophysical Journal, una revista sobre astronomía profesional.