Muchas galaxias son hermosas espirales, pero IC 2163 es diferente: tiene la forma de un ojo gigante. Y sus brazos de espiral son como párpados que rodean la pupila. Gracias a ALMA, los astrónomos descubrieron por qué pasa eso.

Resulta que IC 2163 no está sola. Cerca de ella hay otra galaxia espiral, conocida como NGC 2207. Ambas han estado rozándose, como dos personas que se rozan cuando están apretadas en un lugar lleno de gente. Y la gravedad de NGC 2207 lanzó nubes de gas frío hacia el centro de IC 2163.

Donde se acumuló el gas, nacieron nuevos cúmulos estelares. Aparentemente, estos cúmulos forman grandes arcos que confieren a la galaxia su llamativa forma de ojo. Al menos, esa era la teoría. Y las observaciones de ALMA acaban de confirmarla.

Las nubes de gas de IC 2163 contienen moléculas de monóxido de carbono. Estas moléculas emiten ondas de radio milimétricas que los astrónomos pueden estudiar con ALMA. Al analizar la radiación del monóxido de carbono, los astrónomos lograron medir la velocidad de movimiento del gas.

Resulta que el gas fluye desde la parte externa de los párpados hacia dentro a más de 100 kilómetros por segundo. Al acercarse al centro de la galaxia, el gas se desacelera y comienza a acumularse y a formar cúmulos de estrellas. Por último, el gas y las estrellas recién nacidas terminan acompañando la rotación de la galaxia.

Aunque los roces entre galaxias ocurren con frecuencia, las galaxias con párpados, como IC 2163, son muy poco comunes. Esto se debe probablemente a que los párpados duran poco, no más de algunas decenas de miles de años. Y hemos tenido suerte de observar IC 2163 durante su etapa con forma de ojo.


 

¿Qué se observó?

IC 2163 y NGC 2207 son dos galaxias espirales situadas a 114 millones de años luz de nosotros, en la constelación del Can Mayor. En un pasado relativamente reciente, empezaron a rozarse. Debido a sus fuerzas de gravedad, ambas quedaron levemente deformadas, y empezaron a fluir frías nubes de gas interestelar hacia el centro de IC 2163. Es posible que en el futuro las dos galaxias terminen entrando en colisión y fusionándose en una.

¿Quiénes observaron?

Las observaciones de IC 2163 con ALMA fueron realizadas por un equipo de astrónomos de Estados Unidos, Francia y Reino Unido encabezado por Michele Kaufman, quien se desempeñaba como profesora de física de la Universidad de Ohio (Columbus, EE. UU.). Michele ahora está jubilada. Los resultados de estas observaciones también se publicaron en The Astrophysical Journal.