¿Qué sucede cuando tiras palitos o agujas de pino secas al fuego? Las llamas aumentan y el aire se calienta, ¿cierto? ¡Algo parecido pasa con las estrellas recién nacidas!

Pocos millones de años después de nacer, la mayoría de las estrellas tiene un disco de gas y polvo que gira a su alrededor. En ese disco nacen los planetas y las lunas. De vez en cuando, una parte del material que compone el disco es atraído por la fuerza de gravedad de la joven estrella. Al tragarse este material, la estrella aumenta su brillo y calienta todo a su alrededor.

Ahora, gracias a ALMA, un equipo de astrónomos obtuvo la primera imagen que muestra los efectos de estas erupciones de luz y calor en el disco que rodea una joven estrella. Aunque no lo creas, ¡se parece mucho a lo que verías si hicieras una fogata en un lugar cubierto de nieve!

La imagen obtenida por ALMA muestra una línea que separa la parte del disco donde hace demasiado calor como para que haya agua en un estado que no sea vapor y la parte que está lo suficientemente alejada para que las partículas de polvo y gas se congelen. ¡Exactamente la misma línea que verías en tu fogata! En el suelo habría un círculo sin nieve porque el calor del fuego la derretiría. Pero también habría un área donde el calor del fuego dejaría de ser suficiente y todo seguiría cubierto de nieve.

Esta es una observación muy especial. Normalmente, los astrónomos no pueden ver esa línea de separación, conocida como línea de nieve, porque está demasiado cerca de la estrella, e incluso los telescopios más potentes quedan encandilados con su radiación.

Pero la joven estrella observada con ALMA, ubicada en la constelación de Orión, es única. En un momento dado, fue tanta la intensidad que alcanzó debido al material que atraía hacia ella que la línea de nieve se alejó y fue posible observarla por primera vez.

Para los astrónomos, esta imagen constituye un nuevo paso para comprender la formación de los sistemas estelares del Universo, incluso nuestro Sistema Solar.


 

¿Qué se observó?

La línea de nieve del disco protoplanetario de una joven estrella llamada V883 Orions, Ubicada en la famosa constelación de Orión. Sin embargo, V883 Orions es una estrella muy tenue, y se necesita un gran telescopio para poder verla con nuestros ojos. Esta fue la primera vez que los astrónomos pudieron observar este fenómeno, pese a que ya sabían de su existencia.

¿Quiénes observaron?

Las observaciones de la línea de nieve fueron hechas por un grupo de astrónomos encabezado por Lucas Cieza. Lucas es un astrónomo de la Universidad Diego Portales, de Santiago (Chile).

El equipo publicó sus resultados en una revista científica muy importante llamada Nature.