¿Te has preguntado cómo era nuestro Sistema Solar cuando estaba formándose? Desafortunadamente, no tenemos una máquina del tiempo para volver 4.600 millones de años atrás, pero hay otra forma de descubrirlo: podemos observar otro sistema solar que está formándose en este minuto, y que puede darnos una buena idea de cómo nació nuestro propio Sistema Solar.

Pero hay un problema: los otros sistemas solares en formación están muy lejos y es difícil estudiarlos en detalle. Así y todo, ALMA apuntó sus antenas hacia uno de los sistemas más cercanos que conocemos que alberga a la estrella TW Hydrae. Es una estrella muy joven, de apenas 10 millones de años, que está rodeada por un disco plano de polvo y gas que gira a su alrededor. En el futuro, el material presente en el disco se aglomerará y formará planetas. Y lo mejor de todo es que TW Hydrae está a “solo” 175 años luz de la Tierra.

En términos cósmicos, 175 años luz puede ser poco, pero sigue siendo una distancia enorme para nosotros, pues equivalen aproximadamente a 1,7 trillones de kilómetros. Aun así, los astrónomos de ALMA pudieron producir una imagen sorprendentemente detallada del disco de TW Hydrae. Y lo lograron alejando al máximo las antenas unas de otras, a distancias de hasta 15 kilómetros entre dos antenas.

De esa forma, ALMA captó las débiles ondas de radio emitidas por partículas de polvo milimétricas presentes en el disco. Estas partículas constituyen la primera etapa en la formación de planetas propiamente tales. E incluso puede que ya se hayan formado cuerpos mucho más grandes, puesto que a distancias de entre 3.000 y 6.000 millones de kilómetros de la estrella los astrónomos detectaron vacíos oscuros en el disco, donde los granos de polvo pueden haber sido barridos por planetas.

Los dos vacíos circulares se encuentran a las mismas distancias de TW Hydrae que la que existe entre Urano y Plutón del Sol. Ahora bien, también hay un vacío en el centro del disco, de un tamaño similar al de la órbita de la Tierra alrededor del Sol. En otras palabras, ¡quizá también ya se hayan formado planetas similares a la Tierra!


¿Qué se observó?

TW Hydrae es una estrella joven y muy tenue de la constelación de Hydra, la Serpiente Marina. Forma parte de un grupo más grande, de aproximadamente treinta estrellas jóvenes, conocido como la Asociación TW Hydrae, una joven familia estelar nacida hace unos 10 millones de años. Es la región incubadora de estrellas más cercana que se conoce, pues se encuentra a solo 175 años luz de nosotros. Es probable que nuestra propia estrella, el Sol, haya nacido en un grupo muy similar, hace unos 4.600 millones de años.

¿Quiénes observaron?

Las observaciones de TW Hydrae fueron realizadas por un numeroso equipo internacional encabezado por Sean Andrews. Sean es un astrónomo del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics en Cambridge (Massachusetts, EE.UU.). ALMA observó la estrella durante tres días a fines de 2015: el 23 y 30 de noviembre y el 1 de diciembre. Sean y sus colegas describieron los resultados del estudio en un artículo publicado en la revista sobre astronomía profesional The Astrophysical Journal Letters.