El Sol emite luz. Aunque parezca blanca, la luz del Sol está compuesta por varios colores, como los que se ve en un arcoíris. Cada color tiene su propia longitud de onda, y las ondas rojas son más largas que las violetas.

Pero hay más colores de los que podemos ver en un arcoíris. De hecho, los científicos han descubierto varios tipos de luz invisible. La luz infrarroja, por ejemplo (o “radiación caliente”), no puede ser vista por la gente, pero sí por las serpientes. La luz ultravioleta (la que broncea nuestra piel), que tampoco podemos ver, es visible para las abejas.

Juntas, todas las formas de luz (o radiación) existentes componen el llamado espectro electromagnético, que va desde las ondas de radio extremadamente largas hasta los rayos gamma ultracortos. Lo que nosotros llamamos luz visible es apenas una pequeña parte de la luz existente.

En la imagen se aprecia al medio el espectro electromagnético. Arriba se pueden ver las longitudes de onda, mientras que abajo hay ejemplos de objetos e instrumentos que emiten los distintos tipos de radiación.

Espectro electromagnético