¿Has escuchado hablar de las erupciones solares? Se trata de explosiones gigantes que ocurren en la superficie del Sol, en las que se despiden peligrosas partículas hacia el espacio. Algunas de esas partículas llegan a la Tierra y producen hermosas auroras, también conocidas como luces del norte o del sur. Pero estas partículas también pueden interferir las comunicaciones de radio y los componentes electrónicos, o incluso dañar las centrales eléctricas.

Lo normal sería que una estrella enana produjera menos erupciones que una estrella como el Sol, y que éstas fueran más débiles. Sin embargo, ALMA descubrió erupciones extremadamente intensas en una enana roja que tiene 10 veces menos la masa de nuestro Sol.

Ya se sabía que esta enana roja, conocida como TVLM 513-46546, tiene un campo magnético muy intenso; de hecho, es cientos de veces más intenso que el campo magnético del Sol. Pero nadie sabe exactamente cómo se genera tamaño campo magnético. Podría tener que ver con la rápida rotación de la enana roja, que gira en torno a su propio eje una vez cada dos horas. En comparación, el Sol tarda cerca de 25 días en realizar la misma rotación.

Durante una observación de 4 horas, ALMA detectó intensas emisiones de radio provenientes de TVLM 513-46546 a una longitud de onda de aproximadamente 3 milímetros. Estas ondas de radio se generan cuando las partículas energéticas son agitadas violentamente por un intenso campo magnético.

Las ondas de radio de la enana roja son 10.000 veces más energéticas que las del Sol. Esto significa que debe haber más partículas cargadas moviéndose a velocidades mucho mayores. El único origen posible de estas partículas son las continuas erupciones observadas en la superficie de la estrella.

Aunque muchas enanas rojas tienen planetas que las acompañan, no se sabe si TVLM 513-46546 tiene un sistema planetario. Pero de tenerlo, sería imposible que hubiera vida en ellos debido a la radiación letal que recibirían.

En el futuro, ALMA estudiará más enanas rojas en busca de las características ondas de radio emitidas por las erupciones estelares con el fin de determinar si esta estrella constituye una excepción.


 

¿Qué se observó?

TVLM 513-46546 es una pequeña y fría estrella situada a 35 años luz de nosotros, en la constelación de Boyero. Debido a la baja temperatura de su superficie, emite principalmente luz roja, y por ser tan pequeña y liviana pertenece a la categoría de enana roja. En la Vía Láctea hay muchas enanas rojas, quizá unos 200.000 millones. Tienen más o menos el tamaño de Júpiter, pero son mucho más masivas. TVLM 513-46546, por ejemplo, tiene un 10 % de la masa del Sol.

¿Quiénes observaron?

TVLM 513-46546 fue estudiada en abril de 2015 por Peter Williams y Edo Berger, del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics en Cambridge (Massachusetts), en Estados Unidos. Peter y Edo trabajaron en colaboración con cuatro astrónomos del Reino Unido. El equipo publicó sus hallazgos en la revista científica The Astrophysical Journal.