Desde que Hans Lipperhey construyera el primer telescopio casero, los telescopios fueron creciendo en tamaño y también en precio. Algunas veces, el dinero necesario para construir grandes telescopios fue donado por empresarios ricos, y en otras ocasiones las universidades aunaron fuerzas para construir observatorios astronómicos de uso compartido, como el Observatorio Mauna Kea, ubicado en Hawái.

Pero un observatorio tan grande como ALMA es demasiado costoso para una universidad. Es incluso demasiado caro para un solo país. ALMA costó en total cerca de 1.400 millones de dólares, por lo que se necesitaron los aportes de muchos países. ALMA es un proyecto realmente internacional.

En la década de los noventa, tres grupos de astrónomos tenían planes para construir un gran observatorio destinado a estudiar las ondas milimétricas del Universo. El primer grupo se encontraba en Estados Unidos. Su proyecto se llamaba MMA (MilliMeter Array). El segundo grupo estaba en Europa, donde muchos países ya trabajaban juntos en el marco de la Organización Europea para la Investigación Astronómica en el Hemisferio Austral (ESO, en su sigla en inglés), con miras a construir el LSA (Large Southern Array). El tercer grupo estaba en Japón y tenía planes para construir el LMSA (Large Millimeter Submillimeter Array).

Obviamente, lo más sensato era trabajar todos juntos. Los estadounidenses y los europeos firmaron un acuerdo el 25 de febrero de 2003. Un año y medio más tarde, el 14 de septiembre de 2004, Japón también decidió unirse al proyecto internacional. Para el nuevo observatorio se eligió el nombre ALMA: Atacama Large Millimeter/submillimeter Array, un nombre hermoso considerando el sentido de la palabra alma en español.

Tipos de antenas

Si miras detenidamente las fotos de ALMA, verás que hay tres tipos distintos de antena. En Estados Unidos se construyeron 25 antenas y en Europa, otras 25. En Japón se construyeron 16 (cuatro grandes como el resto y doce más pequeñas). Como puede verse, todo el mundo ayudó a construir ALMA.

Mientras tanto, Canadá y Taiwán también se unieron al proyecto ALMA, formando así una colaboración entre Norteamérica, Europa y Asia del Este. Y todos trabajando estrechamente con Chile, por supuesto; al fin y al cabo es en Chile donde se encuentra ALMA.

En 2009 se transportó la primera antena hasta el observatorio, situado a 5.000 metros sobre el nivel del mar. En septiembre de 2011, con apenas un cuarto de las antenas funcionando, ALMA hizo sus primeras observaciones científicas, y el 13 de marzo de 2013 el observatorio fue inaugurado oficialmente por el presidente de Chile, Sebastián Piñera. Fue una gran ceremonia, con gente de todas partes del mundo: estadounidenses, europeos, asiáticos y chilenos. ¡Algunos participantes se emocionaron tanto que hasta lloraron!

ALMA Inauguración