Si tienes buen oído, puedes oír tonos muy altos. El oído de los niños generalmente es mejor que el de los adultos. De ahí que quizá seas capaz de oír sonidos muy agudos que tus padres no logran percibir.

Aun así, no puedes oír todo. De hecho, los tonos demasiado altos no los puedes oír,¡pero tu perro sí! Los perros no solo tienen narices muy eficientes, sino también muy buenos oídos, que les permiten responder al sonido de silbatos especiales para perros que los humanos no podemos oír. Por lo tanto, en el mundo hay más sonidos que lo que pueden captar tus oídos. Lo mismo sucede con la luz: hay más luz que lo que pueden ver tus ojos.

Puedes además ver todo tipo de colores. La luz roja es la onda de luz más larga que tus ojos logran detectar. Luego vienen las luces naranja, amarilla, verde, azul, índigo y, por último, violeta, que tiene las ondas más cortas que pueden ver los humanos.

Pero hay otros colores invisibles para la gente, tales como el infrarrojo y el ultravioleta. Las ondas de luz infrarroja son más largas que las ondas rojas, y las ondas de luz ultravioleta son más cortas que las ondas violetas. Algunos animales pueden ver estos colores “invisibles”. De hecho, las serpientes pueden ver la luz infrarroja y las abejas son capaces de ver la luz ultravioleta.

Espectro electromagnético

Hay muchos otros tipos de ondas de luz, o rayos. Al llamar a alguien con el teléfono celular, usas ondas de radio. Tu dentista puede mirar a través de tu mejilla para sacar fotografías de tus dientes usando rayos X. Y también hay rayos gamma, ondas milimétricas y ondas submilimétricas. Estos son tipos de luz que nuestros ojos no pueden ver. ¡Es una lástima que solo podamos ver luz “visible”! Es como acudir a un concierto teniendo problemas de audición y solo poder escuchar parte de la música, sin los tonos más bajos y más altos.

Las estrellas, nebulosas y galaxias emiten todo tipo de luz. La luz visible del Universo puede verse con un telescopio normal. Pero para estudiar otros tipos de luz se necesitan instrumentos especiales. Para captar ondas de radio, ondas milimétricas y ondas submilimétricas provenientes del cielo los astrónomos usan grandes antenas, llamadas generalmente radiotelescopios o radioantenas.

EL observatorio ALMA tiene 66 antenas que captan las ondas milimétricas y submilimétricas del Universo. Son ondas más largas que las de la luz infrarroja y tus ojos no pueden verlas. Pero existen, y ALMA es capaz de captarlas, lo que es bueno porque al estudiar las ondas milimétricas y submilimétricas, los astrónomos pueden aprender nuevas cosas sobre el Universo. Cosas que nunca sabríamos si solo observáramos la luz visible, como por ejemplo: ¡ALMA descubrió que hay moléculas de azúcar en el espacio!.