Un galaxia distante, que a los ojos de ALMA parecía ser un anillo casi perfecto, resultó ser un conjunto caótico de cúmulos de gas. Algunos de ellos tienen apenas unos 200 años luz de extensión. Es la primera vez que los astrónomos logran observar con tanta precisión una parte tan lejana del Universo, situada a más de 11.000 millones de años luz de nosotros.

Imagina que te sacas una foto tú mismo, una selfi, en un espejo distorsionado. Si la publicas como avatar en tu cuenta de Facebook, quienes la vean pueden pensar que tienes una cabeza gigante y que tus piernas son muy cortas y gorditas. Pero si conocieran la forma exacta del espejo, podrían “reconstituir” tu imagen real.

Eso es lo que hicieron los astrónomos. En 2014, usaron las 66 antenas de ALMA en su configuración más amplia para observar la galaxia extremadamente distante SDP.81 tal como era cuando habían transcurrido solo unos pocos miles de millones de años desde la Gran Explosión o Big Bang. La imagen de SDP.81 producida por ALMA tiene forma de anillo porque es distorsionada por otra galaxia que se encuentra entre ella y nosotros que actúa como una lente. Puedes descubrir más acerca de estas fascinantes observaciones de ALMA en un artículo anterior.

En ese artículo, se lee: “Ahora los astrónomos tratarán de descubrir qué aspecto tiene realmente esta galaxia, sin que medie el efecto distorsionador de la lente gravitacional”. Y eso es precisamente lo que acaban de hacer. Tomaron en cuenta la gravedad de la galaxia más cercana para reconstituir la imagen real de SDP.81, de la misma forma que podrían reconstituir tu selfi si conocieran las propiedades del espejo que la distorsionó.

El resultado es que SDP.81 resultó ser un conjunto amorfo de cúmulos gigantes de gas frío. Algunas de estas nubes de gas se dirigen hacia el centro de la galaxia, donde probablemente terminarán dando nacimiento a una enorme cantidad de estrellas. Así, gracias a la visión extremadamente aguda de ALMA, los astrónomos ahora pueden ser testigos de algunos de los procesos de formación estelar más antiguos del Universo.

Y como si fuera poco, el análisis del anillo observado por ALMA reveló que la galaxia intermedia probablemente contiene un agujero negro gigante en su centro, cuya masa se calcula en unos 200 a 300 millones de veces la masa de nuestro Sol.


¿Qué se observó?
SDP.81 fue descubierta hace algunos años por el Observatorio Espacial Herschel, una instalación europea. Esta galaxia se encuentra a una distancia de 11.400 millones de años luz de nosotros, en la constelación de Hydra, la Serpiente Marina. (Nótese que en el artículo anterior se indicó que la galaxia estaba a unos 12.000 millones de años luz de distancia; desde entonces se afinaron los cálculos). Como está tan lejos, la vemos como era unos 2.400 millones de años después de la Gran Explosión. La luz de SDP.81 forma un anillo al ser distorsionada por la gravedad de una galaxia situada antes, a una distancia de "apenas" 4.000 millones de años luz.
¿Quiénes observaron?
La astronomía es un trabajo de equipo. Es difícil decir quién reconstituyó la "verdadera" imagen de SDP.81. El problema fue resuelto por varias docenas de astrónomos agrupados en ocho equipos diferentes. Esto muestra el entusiasmo que la comunidad astronómica ha mostrado por las observaciones originales de ALMA. Los ocho equipos obtuvieron resultados más o menos parecidos. Cuatro de los artículos producidos han sido aceptados para ser publicados en periódicos científicos o ya se han publicado, mientras que otros cuatro probablemente se publicarán este año.