¿Por qué 66 antenas?

¿Te has dado cuenta que los búhos tienen grandes ojos? Eso es porque viven de noche. En la oscuridad se necesitan ojos muy grandes para ver. Mientras más grandes sean los ojos, más luz pueden captar. Los ojos más grandes son más sensibles.

Pero no solo eso. Los ojos más grandes pueden ver cosas más pequeñas. Las arañas tienen ojos muy pequeños. Por eso ven solo imágenes borrosas. Los búhos tienen ojos grandes, así que pueden ver con mucha más nitidez. Mientras más grandes son los ojos, más detalles revelan.

Comparación Ojos

Los telescopios son ojos artificiales que sirven para estudiar el Universo, mientras más grandes son más sensibles, por lo que pueden ver estrellas tenues y revelar sus detalles. ¡Con razón los astrónomos siempre quieren telescopios cada vez más grandes!

Pero construir un telescopio muy grande es difícil y costoso. A cambio se pueden usar dos o más telescopios “pequeños” como si fueran un solo telescopio más grande. Así funcionan también los binoculares también —quizá tengas uno en casa—, de hecho, son dos pequeños telescopios conectados entre sí. Juntos, captan la misma cantidad de luz que un telescopio más grande. Un par de binoculares es un telescopio con dos ojos.

ALMA hace más que eso. ALMA es un telescopio con 66 ojos. Por eso, ALMA es muy sensible.

Además, las antenas de ALMA pueden repartirse sobre un área muy amplia. Funcionan como si fueran pequeños fragmentos de un ojo gigante. Gracias a eso ALMA puede observar detalles extremadamente pequeños, ¡ALMA alcanza la increíble nitidez que tendría una antena de aproximadamente 16 kilómetros de diámetro! Obviamente, sería imposible construir una antena tan grande.

Antenas en Chajnantor

Las antenas de ALMA pueden desplazarse. Cuando están juntas unas de otras no pueden ver con mucha nitidez, pero ven una porción más grande del cielo. Es como ponerle un lente gran angular a tu cámara. Cuando están muy separadas, las antenas pueden observar solo una pequeña porción del cielo, pero con una precisión extraordinaria. Es como usar un teleobjetivo. De hecho, ALMA funciona como un único telescopio gigante.

Ahora, si piensas que 66 es algo así como un número mágico, te equivocas. Lo mismo podría hacerse con 44 antenas u 88. A lo mejor en el futuro se equipará ALMA con más antenas, lo que le otorgaría aún más sensibilidad y potencia.