El 19 de octubre de 2014 ALMA produjo diez imágenes del asteroide Juno. Las imágenes se generaron en un lapso de cuatro horas durante el cual Juno rotó alrededor de su propio eje, lo que permitió a ALMA ver varios lados diferentes de la roca espacial. Es como si alguien tomara una foto de tu cabeza mientras giras lentamente: las fotos mostrarían tanto tu rostro como la parte trasera de tu cabeza.

Los asteroides son cuerpos rocosos que orbitan alrededor del Sol, entre las órbitas de los planetas Marte y Júpiter, y Juno es uno de los más grandes que se conocen. Fue el tercer asteroide que se descubrió, allá por el año 1804. Juno es el nombre de una diosa romana, hija de Saturno, esposa de Júpiter y madre de Marte.

150327_ALMA_juno_01

Aunque Juno tiene 250 kilómetros de ancho, es difícil observarlo en detalle debido a que se encuentra muy lejos. Durante las observaciones de ALMA, el asteroide se encontraba a 295 millones kilómetros de distancia. Aun así, ALMA pudo ver la forma levemente alargada de Juno gracias a la gran separación que había entre sus antenas durante la Campaña de Línea de Base Larga: hasta 15 kilómetros entre una y otra.

Los asteroides como Juno son fríos y oscuros. La única razón por la que podemos verlos es que reflejan un poco de luz solar. No obstante, también emiten su propia radiación invisible. Como su superficie es calentada por el Sol, los asteroides emiten radiaciones en longitudes de onda milimétricas, precisamente el tipo de radiación que ALMA está diseñado para captar.

Los astrónomos ya habían descubierto que la luz del sol reflejada por Juno cambia cada 7,2 horas debido a la rotación del asteroide. En función de las variaciones de luminosidad, se dedujo que Juno tiene un forma levemente ovalada. Las nuevas observaciones de ALMA revelan claramente esa forma.

Al estudiar la radiación milimétrica de los asteroides como Juno, los astrónomos esperan comprender mejor su composición (de qué tipo de roca está hecho Juno) y las características de su superficie (si es lisa como una losa o porosa como la arena). En noviembre de 2018, Juno estará de nuevo relativamente cerca de la Tierra, y ALMA podrá observarlo una vez más.


¿Qué se observó?
Juno, conocido oficialmente como (3) Juno por ser el tercer asteroide que se descubrió, fue detectado por el astrónomo alemán Karl Ludwig Harding el 1 de septiembre de 1804. En ese momento se lo clasificó como un planeta nuevo. Más tarde los astrónomos se dieron cuenta de que había tantos objetos pequeños entre las órbitas de Marte y Júpiter que era imposible llamarlos todos planetas. Por ende, ahora se les conoce como asteroides (o planetoides). Juno completa una órbita alrededor del cielo cada 4,36 años.

¿Quiénes observaron?
Las observaciones de Juno con ALMA fueron realizadas por un gran equipo internacional de astrónomos encabezado por Todd Hunter, del Observatorio Radioastronómico Nacional de Estados Unidos (NRAO, en su sigla en inglés), en Charlottesville (Virginia). Todd trabajó como experto en calibración y producción de imágenes durante la Campaña de Línea de Base Larga de ALMA durante el segundo semestre de 2014. Los resultados de esta observación se publicarán en la revista Astrophysical Journal Letters.