La Tierra es un planeta que orbita alrededor del Sol. El Sol es una estrella; una esfera gigante de gas caliente que emite luz y calor. El Sol es uno de los cientos de miles de millones de estrellas que hay en nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Los astrónomos descubrieron que el Universo no existe desde siempre, sino desde hace unos 13 800 millones de años, cuando todo comenzó con la Gran Explosión —una explosión gigante que produjo energía, materia, tiempo y espacio—.Poco tiempo después de la Gran Explosión, el Universo en expansión estaba lleno de un gas caliente y brillante compuesto por átomos simples.¿De dónde vienen, entonces, todos los planetas, estrellas y galaxias? Es una pregunta que ALMA ayudará a responder.

Primero, el gas caliente del Universo se enfrió y se oscureció. Luego, el gas frío se aglutinó debido a su propia gravedad. Estas aglomeraciones más tarde se convertirían en las primeras galaxias. Algunas aglomeraciones más pequeñas de estas nubes oscuras volvieron a calentarse y comenzaron a brillar. Así nacieron las primeras estrellas del Universo.

04ALMAkids_d

Representación gráfica de la expansión del Universo. Crédito: Frannerd + A. Peredo – ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)


Al menos, esa es la hipótesis. Y ALMA ayudará a comprobar si es una hipótesis correcta. Al igual que cualquier otro telescopio, ALMA mira al pasado. Esto se debe a que la luz proveniente de una estrella o galaxia distante tarda mucho tiempo en atravesar el espacio hasta llegar a la Tierra. Por lo tanto, la luz proveniente de galaxias muy distantes lleva miles de millones de años viajando. Es decir, la vemos como era hace miles de millones de años.

Para mirar lejos en el pasado hay que mirar lejos en el espacio. Los grandes telescopios terrestres y los telescopios espaciales como el Hubble han detectado galaxias a más de 12 000 millones de años-luz de distancia. Esto significa que la luz que emiten tarda más de 12 000 millones de años en llegar hasta estos telescopios. Por lo tanto, nosotros la vemos tal como era cuando el Universo todavía era muy joven.

Sin embargo, los telescopios actuales no pueden ver las primeras estrellas que se formaron en esas galaxias distantes.¿Cómo saber, pues, cuándo aparecieron las primeras estrellas? Ahí es donde ALMA entra en escena. Al final de sus vidas, las estrellas expulsan grandes cantidades de gas y polvo al espacio. Las estrellas más grandes incluso explotan por completo. Las explosiones de estas supernovas también producen mucho polvo, y ALMA puede detectar las ondas milimétricas emitidas por este polvo. La presencia de polvo en una galaxia distante indica que tiene que haber habido estrellas en esa galaxia. ALMA permitirá calcular cuándo se generó polvo estelar por primera vez y, de esa forma, determinará cuándo se formaron las primeras estrellas.

Desde luego, ALMA también permitirá descubrir muchas cosas nuevas sobre las frías nubes de polvo presentes en otras galaxias que no se encuentran tan lejos.¡ALMA ayudará a revelar la historia completa de nuestro Universo!


Imagen principal: Si la historia del Universo durara 1 año. En este calendario simbólico del Universo, el 1 de enero representa el Big Bang. Si así fuese, el 1 de mayo se formaría nuestra Vía Láctea, en septiembre se formaría el Sistema Solar y en octubre aparecería la vida en la Tierra. El ser humano parecería recién el último día del año. Crédito: Frannerd + A. Peredo – ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)